erotic-stories-blog-rorschach

Chapter 2

Por la ventana entra aire frío, y noto la piel de sus caderas y culo erizada, pero yo no tengo frío. Al revés, estoy ardiendo. Tirado en la cama con un cigarro en la mano izquierda, y acariciándola con la mano derecha. – No me gusta, que vuelvas a fumar – me dice con un tono de voz tranquilo y suave – Ya lo sé – le contesto sin intenciones de añadirle algo más. Me mira levantando las cejas, pero al instante se ríe diciéndome un “Tío” alargado. Sí, la echaba de menos. Para que mentir. Estoy seguro que ella quiere a su novio, y tengo claro que es la primera vez que he hecho algo así, pero también tengo claro que habrá estado noches tocándose pensando en mi, echándome en falta viendo películas antiguas o simplemente anhelando esa manera mía de ser frío, pero cariñoso al mismo instante.. Sin entrar en mi parte del juego, he hecho mal dejándome llevar? Tiro el humo y le acaricio el pelo. – Me has echado de menos? -. Me mira a los ojos, y los suyos se vuelven llorosos, – Sí – y al instante me planta un beso en la boca. No puedo evitar sonreír. Sabía que lo que vendría después de esta noche sería desagradable, pero ahora mismo me daba igual, quería disfrutar este momento.. – Sabes que tenemos pendiente un viaje a Berlín? – le dije observando el techo – Y una cena en el indio, invitas tú – me respondió riéndose. La miré y dije – hecho – aun sabiendo que seguramente nuestras vidas seguirían su camino como antes, con la única diferencia de que tendríamos un peso más que cargar, remordimientos..

Chapter 3

Hacía ya unas semanas que yo me encontraba solo. En cambio ella seguía arrastrando la decisión, queriendo acabar con ello, pero faltándole valor para hacerlo. 

Pero entonces paso una noche de repente. Cuando vino a escondidas a mi casa.

Share: