Cazador de suenos Rorschach

Me levanto empapado de sudor, revuelto entre las sábanas. Había vuelto a soñar con ella. De verdad que se notaba la ausencia de las pastillas. Esas que hacían de somnífero para mi cabeza en las noches, que calmaban mis emociones, que por fin hacían que durmiera y descansara. Pero ahora no las tomaba, hacia por lo menos una semana ya..

Que había soñado? Ella y yo de viaje, encima de un pequeño barco en el paraíso. Islas con playas vírgenes y montones de palmeras a ambos lados. El agua azul celeste, cristalina. Me coge de la mano, me mira a los ojos, y me dice “te quiero a ti”. Tras un silencio le añade “a ti y a nadie más, solo puedo ser feliz contigo”. Notaba latir mi corazón, por fin escuchaba en mi vida lo que tanto había buscado.. Casi no me lo podía creer, había desechado casi por completo la utopía de encontrar esa chica que estuviera dispuesta a morir por mi.. La estiro de la mano hacia mi, le beso suavemente los labios, y le digo “… “.

En ese momento me despierto, con gotas de sudor cayendo poco a poco por mi rostro. Joder, me había quedado con ganas de decírselo. De decirle que yo sentía lo mismo, que lo daría todo por ella y que me había estado rompiendo por no tenerla caminando a mi lado..

Share: